El uso de las líneas de tiempo al escribir una novela

¿Te cuesta mantener la congruencia de lo que escribes?

¿Sientes que pierdes el hilo de tus ideas?

Cada vez que termino de escribir me tomo unos minutos para revisar los textos.

Evito corregir o editar las palabras y me enfoco solo en leer lo que escribí.

De esa forma puedo realizar un resumen de lo más importante.

Uno de los retos que tuve cuando comencé a escribir fue mantener el orden de mis ideas.

Me costaba hacerlo porque sentía que debía dedicarle mucho tiempo.

Dejaba cabos sueltos, me equivocaba en las edades de mis personajes y había situaciones que no tenían congruencia.

Cada vez que me sentaba a escribir tenía que volver a leer todo. Al darme cuenta de que esto tomaba mucho tiempo, decidí aplicar mis habilidades como documentador.

Sabía que me llevaría tiempo, porque ya iba avanzado con el libro, pero era de suma importancia. Si de verdad quería que los lectores tuvieran una buena experiencia de lectura, tenía que lograrlo a como diera lugar.

Esta ha sido la primera semana escribiendo la nueva novela de El Círculo Protector y, aunque tengo una estructura ya elaborada, he cambiado varias cosas en la historia.

Realizar estos pequeños cambios me ha permitido enriquecer las historias de los personajes y lograr que las tramas conecten de una manera más natural.

La estructura del libro va quedando obsoleta a medida que escribo sobre esas ideas, así que lo más recomendable es elaborar una línea de tiempo.

En ella se resumen los eventos más importantes, con sus fechas específicas y los cambios que he realizado en la historia. Es como una estructura más actualizada de tu libro.

Una línea de tiempo te permite:

  • Llevar un orden de los eventos de tu historia.
  • Mantener la congruencia en fechas, eventos y situaciones que tus personajes viven.
  • Evitar caer en los cabos sueltos.
  • Tener un resumen previo que sirve como calentamiento antes de comenzar a escribir sobre las próximas ideas.

Además, al tener tu línea de tiempo y la estructura de tu libro, puedes trabajar mucho mejor la imaginación al estar redactando.

Es una de las mejores técnicas para llevar un orden de lo que estás escribiendo. No es necesario que seas tan específico en tu línea de tiempo, solo tienes que resumir lo más importante para cuidar la congruencia de tu historia.

Tomate unos 10 minutos, después de escribir, y haz un resumen de lo más importante. Cuando termines, guarda el documento aparte y revísalo 5 minutos antes de comenzar tu próxima sesión de escritura.

Si sientes que esto puede ayudarte en tus sesiones de escritura, no dudes en probar esta valiosa técnica. Estoy seguro que te ayudará mucho.

Si sientes que este post te gustó o te fue útil, por favor, compártelo con más personas.