3 Pasos para Lidiar con el Síndrome del Impostor

¿Alguna vez has pensado que eres un impostor cuando estás escribiendo y que no vale la pena que la gente lo lea? ¿Has sentido que tu trabajo cómo escritor no vale tanto cómo para que la gente lo lea? ¿Te has preguntado quien eres tú para escribir ese libro?

Imposter Large

Hace varios años, cuando escribía mi primer libro y no tenía una técnica o estrategia adecuada, volvía a leer lo que había escrito al finalizar cada sesión. Me pasaban muchas cosas por la cabeza al leer cada párrafo y comenzaba a preguntarme, ¿valdrá la pena mostrarle mi libro al mundo? ¿la gente llegará a leerme? ¿les gustará la historia que durante mucho tiempo he imaginado?

Comencé a sentirme cómo un impostor, cómo si estuviera fingiendo todo lo que escribía y siempre esperaba que alguien me dijera que no tenía idea de lo que estaba haciendo. Y la verdad, no sabía lo que estaba haciendo aunque en aquel momento no fuera consciente de ello y durante mucho tiempo creí que nada de lo que estaba haciendo valdría la pena.

La pregunta aquí era, ¿que debía hacer si me sentía apasionado por lo que estaba escribiendo y no sentirme cómo el impostor que me aterrorizaba cada día? ¿porqué me sentía así? ¿que era lo que tenía que hacer para llegar al nivel de los escritores que tanto admiraba?

¿Soy lo suficientemente bueno para hacer esto?

 

Durante años escribí los capítulos de mi libro en un blog al que llamé “The Protectors” esperando que nadie los leyera. La realidad es que sólo hubo una amiga que a duras penas le compartí el enlace de mi blog y comenzó a leerlos.

Ella se emocionaba cada vez que yo le contaba sobre las cosas que quería sucedieran en el libro, pero cuando se trataba de mostrarle mi trabajo a más gente o al mundo entero sentía que no valdría la pena. Me avergonzaba de lo que escribía porque creía que había algo mal conmigo y que nunca podría llegar a convertirme en el escritor que quería ser.

20141107200440-easily-diagnose-treat-imposter-syndrome

Desde que la escritura se ha vuelvo una actividad muy vulnerable, a lo largo de la historia muchos escritores se han sentido avergonzados constantemente. Y es que honestamente es algo inevitable. A esto se le llama el Síndrome del Impostor.

Los pensamientos del más comunes del “impostor” son:

Soy un impostor.
No puedo escribir.
Nunca voy a escribir algo tan bueno cómo mis escritores favoritos.
No soy un escritor real.
Sólo estoy fingiendo.
Mis escritos no valen la pena.

Sentirte cómo un impostor es un cuento de nunca acabar aún y cuando has terminado de escribir un libro. Sientes que no es perfecto y que lo que escribiste no vale la pena. Te avergüenzas. Te sientes menos. Y es muy normal porque la realidad sin escapatoria es que si de verdad quieres ser un escritor, vas a sentir un poco de culpa y vergüenza.

youraregoodenough

Todos nos sentimos avergonzados en un momento de la vida y los escritores, sobre todo, somos muy susceptibles a ello. Es parte de nuestro trabajo del día a día y la peor parte es que no hay una solución rápida para ello.

“Tu dolor es el rompimiento de la cáscara que encierra tu entendimiento.” ― Kahlil Gibran

A pesar de que no hay una solución rápida para aniquilar el síndrome del impostor, quiero que tengas en cuenta que existen estrategias efectivas que puedes usar a tu favor para lidiar con este sentimiento.

3 Pasos para lidiar con el Síndrome del Impostor

 

El primer paso es la identificación.Tienes que reconocer lo que estés sintiendo porqué cuando lo haces es cómo si alguien te tirara un balde de agua frío en la cabeza. Es cuestión de que conectes con esa emoción y nada más. No te resistas e intentes nada contra ello. Deja que fluya y siente la emoción.

El segundo paso es aguantar. Haz todo lo posible por aguantar que te han tirado ese balde de agua frío. Si intentas distraerte para evitar sentirte avergonzado, puedes potencialmente dañar a largo plazo tu creatividad. La vulnerabilidad y la creatividad están muy conectadas. En lugar de ello, siente ese balde de agua frío en tu piel y en cada celular de tu cuerpo. Enfocate en tu respiración, inhala y exhala. Deja que exista.

El tercer paso es reemplazar. Cuando te sientes avergonzado es porqué crees que no eres lo suficientemente bueno, lo cual es TOTALMENTE una mentira porque eres realmente increíble. Tu eres un gran escritor. Tu NO eres una farsa, tampoco un impostor y mucho menos estás fingiendo lo que haces y lo que has hecho.

happy-writer

Se supone que escribir debe ser divertido así que disfrútalo cada vez que lo hagas. Todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas que estamos fingiendo escribir o que hemos sido impostores durante mucho tiempo y preferimos verlo cómo un hobby y hacerlo para nosotros mismos. Sentimos que nuestra voz no vale la pena ser escuchada, que no somos coherentes con lo que decimos y bueno, es algo inevitable, pero si puedes vivir con ello, superarlo y escribir de una forma u otra.

“Dios es mi fuente y yo soy el grifo” — Marie Forleo

Cada vez que sientas que eres un impostor, repite los pasos 1, 2 y 3. Trabaja mucho en tus creencias ya que esto te llevará a lograr tus más grandes metas.

Ahora quiero que me platiques, ¿te has sentido cómo un impostor? ¿cuáles han sido los pensamientos que has tenido al sentirte así?

Platícamelo en los comentarios, estaré feliz de ayudarte!

Un abrazo.

-Checko