Cómo elegir la mejor idea para comenzar a escribir

¿Te cuesta comenzar tu libro porque no sabes que idea elegir?

¿Sientes que es un problema de creatividad?

No te voy a mentir, a pesar de que ya tengo varios libros publicados, me costaba empezar a escribir de nuevo.

Porque siento que tengo una responsabilidad moral de seguir contando historias.

Mismas que, hasta la fecha, han emocionado e intrigado a muchas personas.

Lo más satisfactorio de todo esto ha sido esta respuesta de la gente.

Sin embargo, me costaba empezar de nuevo.

Porque tenía muchas ideas que podían convertirse en varios libros.

Y no lograba definir con cual comenzar.

Tenía claro cual era la dirección que tomarían mis personajes.

El reto era alinear eso con lo que la gente quería leer.

Porque después de varios años conozco lo que le gusta a mis lectores.

¿Qué idea elegir para comenzar?

Así que lo que hice fue plasmar en un papel todas mis ideas, que hasta el momento se me habían ocurrido.

Y después eché un vistazo a los últimos libros que tenía publicados.

Cuando escribes una serie de libros, tiene que haber congruencia en todas las tramas y por ningún motivo debes dejar ningún un cabo suelto.

Si esto sucede, tal vez recibas un review malo en Amazon.

Como autor tienes que cuidar todos estos detalles a la hora de crear nuevas historias.

Porque la continuidad de una trama y su conexión con las demás es lo que hace que los lectores disfruten una buena historia.

Una vez que plasmé todas las ideas en mi hoja, se me fueron ocurriendo más ideas.

Elegí la que más me emocionaba y la dejé como la principal.

Después organicé el resto de ideas en grupos, lo que me ayudó a desechar las ideas que podría incluir en otro libro.

Esa es la parte creativa que más me gusta de todo este proceso.

Porque es el momento en el que se vale de todo.

¿Tenía que comenzar a escribir?

Sí, pero primero tenía que elegir la mejor idea, crear más ideas y organizarlas.

Porque todo libro requiere de una buena planeación, pero no hay que quedarse estancado ahí.

Por eso, siempre, lo mejor es comenzar plasmando las ideas que más te emocionen.

En mi caso es más sencillo porque ya conozco lo que le gusta a mi audiencia.

Pero si todavía no tienes una audiencia o no sabes qué idea elegir, solo hazte la siguiente pregunta:

¿Realmente me emociona esta idea?

Si tu respuesta es si, plásmala en un papel y después anota todas las ideas que se te ocurran.

Si te ha gustado este post, por favor, compártelo con alguien que necesite leerlo.

Cuéntame en los comentarios ¿te cuesta empezar a escribir? ¿Qué has hecho para comenzar?