Escribiendo un libro cuando tienes una agenda ocupada

Han pasado unos años desde que escribí mi primer libro y recuerdo todos los obstáculos que me detenían en ese entonces.

La rutina diaria, el fin de semana, las labores en casa y mi emprendimiento me dejaban sin horas.

Desperdicié muchos fines de semana esperando a la musa de la inspiración.

Aunque tenía muchas historias e ideas plasmadas, no tenía algo tan concreto como un libro terminado.

Todos los días que salía del trabajo, mi creativo interno se activaba y pensaba en todas las historias que quería escribir.

Me apasionaban las historias de suspenso en las que el personaje se la pasa resolviendo un misterio.

Cada vez que veía una serie o leía un libro y me daban ideas, quería escribir sobre ellas.

Me pasé mucho tiempo detenido por no saber cómo empezar, lo cual es una situación terrible.

Sentía que todos los días me defraudaba a mi mismo y que nunca podría salir del obstáculo al que me enfrentaba.

Durante esos meses me encontraba trabajando duro para perder peso y ponerme en forma.

Quería sentirme bien conmigo mismo y los resultados que obtuve me ayudaron mentalmente.

Si pude lograr eso, entonces podía lograr cualquier cosa que me propusiera.

Solo tenía que encontrar el camino adecuado.

Porque para escribir un libro se requiere de esfuerzo, dedicación, tiempo y un plan efectivo paso por paso.

¿Qué pasa cuando tu vida es muy ocupada y sientes que escribir un libro tomará mucho tiempo?

Mis días comenzaban a las 4:30 de la mañana y terminaban a las 12 de la noche.

Me gustaba estar ocupado y siempre llenaba mi agenda de actividades.

Sentía que realmente era productivo, pero si seguía así nunca escribiría el libro.

Así que busqué espacio en todas esas actividades para encontrar el tiempo que necesitaba.

Conseguí media hora de mis mañanas y otros treinta minutos de la hora de comida.

En total, tenía 1 hora para dedicarla al libro. Incluso, algunos días después del trabajo me iba a los Starbucks para dedicar 1 hora más.

Me senté a escribir de lunes a sábado durante esos espacios de tiempo.

Me enfoqué en completar una cantidad de palabras por cada día y en 30 días había finalizado el primer borrador del libro.

¿Me sentí abrumado durante ese tiempo?

La verdad es que sí porque era un cambio tremendo en mi rutina, pero sabía que tenía que hacer lo necesario para finalizar el libro.

Dedicar el tiempo, ser constante, dedicado y siguiendo el plan de conteo de palabras me ayudó a terminar.

Y justo esta misma estrategia es la que me ayudó a terminar Lanzamiento Exitoso en 1 semana.

Si en algún momento piensas que escribir un libro es muy difícil porque sientes que tomará mucho tiempo, solo piensa en las cosas que haces dentro de tu rutina e identifica lo que puedes eliminar.

Ese tiempo sepáralo para el libro, como yo lo hice. No importa si son 10 o 15 minutos, lo importante es que encuentres el tiempo. Recuerda que no necesitas estar sentado muchas horas para fácilmente escribir el libro. Si necesitas una estructura para tu libro, revisa este post que te ayudará a realizarla.

Si te gustó este post y te fue útil, por favor compártelo con más personas.