Cómo dejar de procrastinar y comenzar a escribir tu libro

¿Te frustra pensar en la cantidad de páginas que debes escribir para tu libro?

A mi me fastidiaba el solo pensarlo.

Porque conocía libros super largos.

Y pensaba que tenía que escribir como 500 páginas del mío.

Cuando escribía por hobby, durante la universidad, recuerdo que siempre contaba la cantidad de páginas.

Redactada mis ideas sin tener claro hacia donde iba y llegaba un momento en el que mi cabeza no daba más.

Pensar en las páginas que me faltaban por escribir era una completa tortura.

Porque sentía mucha presión al no tener un enfoque claro.

Así que cuando no pude más dejé de escribir mucho tiempo.

No fue hasta el 2011 que retomé mi escritura.

Empecé de nuevo con una historia que hablaba sobre el misterio de un crimen.

La cual se quedó como simples ideas sin concluir.

Seguí escribiendo más ideas con el pasar del tiempo, pero no fue hasta el 2013 que me lo tomé en serio.

Quería escribir un libro y estaba decidido a publicarlo.

Pero ¿Cómo podía convertir esas ideas en un libro que realmente fuera leído?

Empecé a investigar la forma más efectiva de escribir un libro.

Sabía que me agobiaba contar las páginas.

¿Cuál es la forma más efectiva para escribir tu libro?

Un día, durante una carrera, pensé en cómo me había convertido en un corredor.

La respuesta fue: corriendo pequeñas distancias todos los días y aumentando la cantidad de manera gradual.

Repitiendo el mismo proceso una y otra vez.

¿Y si aplico lo mismo en la escritura?

¿Y si en lugar de contar las páginas hago un conteo de palabras?

Entré al Internet y comencé a ver lo que hacían los expertos en escritura.

La recomendación era lo mismo que yo pensaba.

Construyendo un libro párrafo por párrafo.

Así que durante los siguientes 30 días me propuse la idea de contar las palabras que escribía por día.

Me olvidé de terminarlo y me enfoqué en escribir una cantidad determinada de palabras por día.

Comencé con 500 y, conforme pasaron los días, aumenté la cantidad y me di cuenta de algo:

La tensión estaba desapareciendo y escribir estaba resultando más fácil.

Todo estaba fluyendo de maravilla.

Estaba emocionado de ver los resultados y, al final de los 30 días, logré terminar mi primera novela Secretos del Pasado.

Me di cuenta que era la forma más efectiva para escribir mi libro.

Apliqué esta misma filosofía para los próximos libros y logré terminarlos en tiempo record.

Lo que tal vez me hubiera tomado años, me tomó solo unos pocos días.

Y todo porque decidí cambiar el enfoque y aplicar lo que aprendí de los grandes.

Cuando escribes una cantidad de palabras al día estás cumpliendo pequeños objetivos.

Los cuales forman parte de un objetivo final.

Ahora te toca a ti, ¿estás listo para escribir tu libro contando las palabras?

Si te ha servido este post, por favor compártelo con alguien que creas le puede ayudar, para que el mensaje le llegue a más personas.

Cuéntame en los comentarios, ¿te detiene saber lo mucho que debes escribir?