Productividad para Escritores: 3 Consejos Para Ser Más Productivo

 ¿Has sentido que no avanzas al escribir tu libro por estar con muchas cosas en la cabeza? ¿Cada vez que te sientas a escribir entras a ver el Facebook, Twitter, los vídeos de gatos graciosos en Youtube y pierdes la noción del tiempo? 

2015-10-20-1445335963-3282137-8y0edx4vp9

Hace dos años cuando escribía mi primer novela quería que tuviera aquella chispa de misterio que mantuviera a mis lectores enganchados capítulo tras capítulo. No sabía cómo escribir misterio, nunca lo había hecho ni tampoco intentado.

Era algo completamente nuevo y fuera de mi alcance pero sabía que no era imposible de lograr. Una de mis películas favoritas, la Ventana Secreta, me dio algunas bases con qué comenzar. En aquella época, 2014, no hace mucho, había un sin fin de series de televisión de misterio y ebooks gratuitos por doquier. Pero, ¿Qué debía hacer? ¿Cuál era la información correcta?

Era complicado para mí ponerle todo el foco y la atención a lograr aquel objetivo, pero tenía la determinación de hacerlo. Llevaba más de diecisiete años creando historias y once años escribiendo novelas pero ¿escribir misterio? ¡nunca!

Entré en un estado de procrastinación durante meses. Hubo algunos sábados que pasé las noches en casa acompañado de un six pack de cerveza viendo cada serie de televisión de misterio que encontraba. Las historias pasaban por mi mente pero no sabía cómo comenzarlas, aunque ya hubiera escrito libros antes.

“La procrastinación es la ladrona del tiempo” ― Edward Young

El caso era que creía que había una fórmula mágica antes de comenzar a escribir un libro de misterio. Y bueno, la fatiga de esperar la iluminación de una musa me colmó la paciencia. Un sábado, me vi con un buen amigo en un Starbucks cerca de casa dónde conversamos acerca de lo que estábamos haciendo cómo emprendedores. Mientras lo hacíamos, mi computadora estaba frente a mí, con un cuaderno y un lápiz a un lado. 

Cuando los miedos y los obstáculos te invaden

No tenía duda de que comenzaría a soltar una cosa tras otra. Pero, ¿y si me equivocaba? ¿Y si la historia no cuadra? ¿y si son demasiados cabos sueltos los que queden al final?. Claro, las dudas me invadieron pero aquella ocasión iba en serio así que lo haría a cómo diera lugar. A medida que fui escribiendo cada revelación en una hoja fui conectando cada punto. Una nueva lluvia de ideas de “secretos” y “misterios” había nacido gracias a las historias previamente escritas.

Cuando terminé el primer borrador de aquel primer libro con un “cliffhanger” fue un logro muy satisfactorio para mí cómo persona. Realmente lo había logrado después de no tener la remota idea de cómo escribir un libro de misterio con una mezcla sobrenatural y de fantasía. Posteriormente, apliqué las mismas técnicas para los dos siguientes libros de la serie que me encontraba escribiendo y para el capítulo piloto de una nueva serie de libros de ciencia ficción.

good-bad-habits-570x327

No sólo había logrado finalizar tres historias conectadas de misterio y fantasía, sino que había descubierto cuáles eran las técnicas que más me estaban funcionando para hacerlo. No era la persona más enfocada del mundo. De 10 horas que dedicaba a “escribir”, sólo trabajaba una hora. Era impresionante cómo el hecho de no estar conectado al cien por ciento con tu sesión de escritura, el tiempo pareciera ser tu mayor enemigo. Y lo entiendo, es normal sentir que cuando tienes mucho tiempo disponible a tu alcance, al final del día termines no haciendo absolutamente nada.

“Cuando sabes lo que es importante, es mucho más fácil ignorar lo que no” —Marie Forleo

Cómo dice Tim Ferriss en su libro la Semana Laboral de Cuatro Horas, para lograr el objetivo que quieres para tu vida debes hacer lo siguiente: “Definir, Eliminar, Sistematizar y Escalar”. Debemos definir en un inicio lo que queremos lograr, eliminar lo que no nos beneficia y que no nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos, sistematizar lo que hemos realizado en base a lo que definimos y funciona y finalmente escalarlo hacia otros proyectos. 

Tres Consejos de Productividad Para Escritores

1. Haz una sola cosa a la vez

Tal vez esto lo hayas escuchado en muchas ocasiones pero quiero que de verdad esta vez lo escuches en serio. Poner nuestra atención a realizar una sola cosa a la vez nos llevará a lograr grandes resultados. En muchas ocasiones caemos en el mito del multitasking por la simple idea de querer ser más “eficientes”. No hay nada de eficiencia en el multitasking. Eficiencia es hacer lo que funciona de la manera correcta logrando grandes resultados. Desde preparar un licuado de fresa endulzado con stevia y mezclado con semilla chia hasta preparar las dudas que tengas sobre algún tema en específico antes de entrar a una reunión con tu mentor.

Es necesario aplicar el enfoque de una sola cosa a la vez en nuestra escritura o sesiones de escritura. Realmente, la concentración es un subproducto de poner nuestra mente quieta y en blanco cuando estamos trabajando. A continuación quiero mostrarte una serie de pasos para lograrlo:

A) Define cuantas palabras escribirás en tu sesión de escritura para el día en curso, pueden ser 300 hasta 1000.

B) Elimina todo lo que implique distracción alguna. Puedes guardar tu smartphone en una mochila o tu cajón, desconectar tu computadora del wireless, usar una aplicación para bloquear notificaciones de tus cuentas de redes sociales, cambiar el lugar de escritura cómo salir de tu casa ir a la cafetería o biblioteca más cercana, pedir a tus familiares (si estás en casa) que no te interrumpan durante los 30 o 60 minutos que dedicarás a escribir.

Hoy en día, estudios científicos han comprobado que si ponemos todo nuestro enfoque en una determinada tarea a la vez lograremos el resultado esperado y mejor de lo que podremos haber imaginado.

C) Sistematiza cada sesión de escritura con los pasos que has hecho anteriormente. Si vas a escribir tres veces por semana, utiliza los pasos A y B para el paso C de manera que si estás escribiendo 1500 palabras diarias durante esos 3 días puedas lograr tu objetivo de 30,000 palabras. Puedes utilizar aplicaciones cómo Noisli durante tu sesión de escritura para lograr mayor concentración.

D) Escala los paso A,B y C para cada uno de los libros que desees escribir o si tienes un blog, puedas usarlo semanalmente.

2. Planea con Anticipación

Es probable que ahora te estés preguntando cómo puedes abarcar todo lo mencionado en el paso 1. Hay algo a lo que yo le llamo, el Mapa del Escritor, que consiste en un tracking del proyecto literario en curso. Un mapa del escritor comienza en una planeación.

Todas las semanas, si es posible cada domingo, haz una planeación del número de palabras que vas a escribir por día y cuantos días escribirás durante esa semana. Es necesario que sepas de antemano estos dos datos que serán las coordenadas con las que usarás el Mapa del Escritor. No necesitas sentarte un día completo a escribir. Sólo elige el horario que sea para ti el más adecuado, ya sea en la mañana o en la noche y recuerda separar tiempo para ello.

Puedes imprimir un calendario grande que abarque una hoja en blanco y colocar el total de palabras a escribir por día. Tampoco es necesario que escribas todos los días, se trata de que también disfrutes lo que estás haciendo. Elige un ritmo de escritura que no es más que el número de sesiones de escritura que dedicarás durante la semana para cada proyecto literario. Es cómo elegir el número de veces que repetirás cada ejercicio en el gimnasio.

“Yo soy la llave, Dios es el agua” —Marie Forleo

En mi caso, actualmente tengo dos proyectos literarios: un libro de ficción y un libro de no ficción. Sólo escribo de lunes a sábado y la frecuencia que manejo para mi ficción es de 2400 palabras durante 5 días, y para mi no-ficción es de 1500 palabras durante 3 días, esto porque de antemano sé cual es mi objetivo final que no es más que el total de palabras para cada libro. Darren Hardy, autor de El Efecto Compuesto, recomienda en su libro elegir un ritmo para cada acción que ejecutemos durante cada semana. Un ejemplo muy común es comer saludable durante 6 días a la semana.

align-your-writing-habits-1030x687

3. Nunca Olvides Tus Lluvias de Ideas

A pesar de haber escrito más de diez libros a lo largo de estos diez años cómo escritor y haber publicado tres libros en mis dos años cómo autor, he cometido muchos errores, los sigo cometiendo y he aprendido de ellos. Algo muy común que sucede es que nos sentamos a escribir sin una base a la mano. Cuando hablo de una base, hablo de tus notas, investigación y lluvias de ideas.

Lo más común es que tengas una lluvia de ideas. Por ello, ¡nunca las olvides! Cada sesión de escritura procura tener todo el material necesario a la mano. Algo que aprendí de escribir más de 18,000 palabras a la semana para mis próximos libros es jamás olvidarlas.

Mi recomendación es que escribas todas tus lluvias de ideas a mano. Al ver cada idea, esto detonará tu imaginación para buscar las situaciones necesarias y congruentes que describan esa historia, línea, trama o idea que has puesto en papel. Olvídate de la perfección en este momento. Recuerda que si cortas el flujo de la creatividad cuando estás escribiendo, esto hará que pierdas el enfoque de la creación de nuevos contenidos para tu libro.

“La fuerza más importante que puedes aprovechar para acelerar y amplificar tu camino por la vida es el poder del aprendizaje continuo” —Jeff Olson

Cada semana, dedica al menos de diez a veinte minutos para hacer una evaluación de tus logros. Puedes hacer un tracking  o rastreo de los 3 consejos para ser más productivo en tu escritura y anotar los ritmos semanales tachando las veces que completaste esa actividad. Todo ello te ayudará a ver realmente cómo fueron tus resultados esa semana, si lograste finalizar la meta que te propusiste en un inicio o si estuviste muy cerca de lograrlo. No tengas miedo de cómo pueden ir las cosas o cómo resultará al final, lo importante es que comiences a hacerlo, ejecuta cada acción. Tu plan no tiene que ser perfecto en un inicio, tu plan será dar esos primeros pasos y con el tiempo podrás ajustarlo a cómo más te convenga.

Me dará un gusto enorme saber de ti,
¿Cuáles son las dificultades que estás teniendo para escribir en este momento?
¿Qué es lo que más te aterra de comenzar a escribir tu libro?

Escríbelo en los comentarios, será un placer para mí poder ayudarte 🙂

¡Por tu éxito!

Checko