¿Que Sucede Después de Terminar el Primer Borrador de tu Libro?

¿Te has preguntado que sucede después de que ya terminaste de escribir tu libro? Estoy seguro de que lo has hecho, muchos lo hemos hecho, incluso los grandes escritores lo han hecho. 

 

Writing4

Sucedió Un Verano del 2007

Recuerdo aquellos días de julio del año 2007. Las clases de verano en la universidad habían terminado y tenía un mes de vacaciones para disfrutar. Mis papás me habían recibido con una deliciosa cena y una cálida bienvenida. Estaba en casa de nuevo, sentía que estaba lejos del tan ajetreado mundo de Monterrey. Así que aproveché para retomar mi escritura durante las mañanas y a veces en las noches en casa de mis padres quienes tenían un enorme comedor de la madera más fina con una cubierta de vidrio que le protegía de la humedad.

Mi madre me había obsequiado una laptop medio año atrás con la intención de que pudiera hacer mis tareas en la escuela durante las horas libres y recuerdo que me sentía cómo el hombre más feliz de todo el mundo. Tener una laptop significaba para mi poder escribir lo que se me antojara a la hora que quisiera el tiempo que quisiera.

A mis padres les encantaba verme durante los veranos sentado en el comedor en casa, escribiendo, puesto que mi sobrino ahora ocupaba la que había sido mi habitación durante mis primeros dieciocho años de vida. Su sentir era algo cómo “aquí lo tenemos de nuevo, haciendo lo que más le gusta. Y nos encanta”.

Y pues claro, eso los hacía muy felices.

Sabía que tenía al menos cinco semanas de vacaciones así que me puse a dar rienda suelta a mi creatividad. Tenía la costumbre de usar muchas hojas blancas para crear un montón de lluvia de ideas que facilitaran la creación de todos los contenidos que yo quería crear.

Ya que llegamos a este punto, ¿Te cuento un secreto?

Mi escritura era terrible.

Sí, lo era. Debido a que lo único que necesitaba en aquellos días era sacar todo de mi mente, crear todas esas historias que siempre había querido tener. Mi único objetivo era: “Quiero escribir sobre un grupo de chicos con poderes mágicos”, y en aquel entonces, era el octavo libro que escribía sobre estos personajes.

“No sé cómo lo haré, simplemente sé que lo tengo que hacer”

Una de las cosas que más disfrutaba era que mamá se acercaba a mi cada que yo terminaba de escribir a ofrecerme el almuerzo, el cual era delicioso. No cabe duda que el sazón de las mamás es el mejor. Cuando las semanas comenzaron a transcurrir, finalicé mi libro un sábado por la noche. Casi siempre me quedaba todos los fines de semana con mis padres a ver algunas películas, pero en aquella ocasión, después de que ellos se fueron a dormir, decidí finalizar el libro. Todavía puedo recordar ese momento de gloria cuando coloqué punto final al libro con una escena que semanas atrás había planeado. A la mañana siguiente, conversé con mi madre y le dije: “He finalizado”, a lo que ella me respondió “Excelente, ¿ahora que sigue?”.

Y fue ahí cuando comencé a hacerme esa gran pregunta… 

¿Y ahora que sigue?

¿Que sigue?

¿Que viene después de que he escrito con tanto empeño mi libro?

¿Que es lo que tengo que hacer para llevarlo a la publicación?

¿Quién lo tiene que revisar?

 

BookFinished-450x300

 

Aunque no estaba hablando de un sólo libro, sino de ocho en total. Cerca de 350,000 palabras habían sido plasmadas en tan sólo cuatro años. Constantemente me preguntaba, ¿Que sucede si no funciona? ¿Que pasa si fracaso cómo escritor?  ¿Que voy a hacer si mi libro no le gusta a la gente?

Aquella detonante pregunta que mi madre hizo me puso a pensar sobre lo que debería hacer. Así que abrí un blog llamado “The Protectors”, dónde comencé a publicar cada uno de los capítulos de mi libro sin revisión o corrección. Era claro que a mis 20 años de edad no tenía un panorama general de cual era la ruta que tenía que seguir. Aunque después de todo, el blog era una excelente oportunidad de mostrarle mi arte al mundo.

Sólo que había un problema… Nadie me leía. 

Las redes sociales apenas comenzaban a despegar...

Después de varios intentos forzados tratando que mis amigos visitaran mi blog para leer mis escritos enviándoles mensajes a través de Live Messenger, MySpace, Fotolog, entre otros, me vi en la necesidad de parar su publicación en el blog el día en que mi hermana leyó los primeros capítulos. Realmente le gustaba, ella estaba emocionada y no era por el simple hecho de que compartiéramos la misma sangre. La historia realmente era buena.

A medida que me incorporé en las clases para comenzar el quinto semestre en la universidad, compartí mi trabajo con algunos amigos, quienes quedaron encantados con lo que había escrito.

“Deberías publicar esto. Es muy bueno”, fueron las palabras de uno de ellos.

Sabía que mi trabajo cómo escritor era bueno y que sobre todo mis historias eran buenas y que el esfuerzo y dedicación puestos en mi arte no habían sido para nada en vano. Ese día comprendí que cualquiera que fuese tu historia, mientras tú estés enamorado de ella, debes compartirla con el mundo. Ellos quieren escucharla, leerte, ver tu arte.

Y nuevamente viene la pregunta,

¿Que sucede después de que ya terminé de escribir mi libro?

Tienes que comenzar mostrando tu trabajo al mundo. No importa si tu piensas que lo vayan a criticar mientras sepas que es bueno, nada más importará. Aunque puede que también llegues a preguntarte, ¿Que tal si yo pienso que no es bueno? ¿Y si a mi no me gusta? 

Tus Escritos Son Muy Valiosos

Bueno, tengo buenas noticias para ti, nada de eso es cierto. Y mi gran consejo es que dejes de auto-sabotearte y auto-flagelarte. Tu has creado algo, un arte invaluable, y tu trabajo ahora es mostrarlo al mundo.  Después de que has leído tu trabajo en voz alta para realizar los ajustes de congruencia y fluidez necesarios, compártelo con dos amigos de confianza que tu consideres puedan darte su mejor crítica. Necesitas su retroalimentación para mejorar tu escritura y realizar los ajustes recomendados. Una de las mejores formas de perfeccionar tu arte es adquirir la retroalimentación necesaria para llegar al borrador final.

Ahora quiero saber de ti,

¿Que has hecho cuando has terminado tu libro?
¿Cómo te has sentido?
¿Que obstáculos has enfrentado al terminar ese primer borrador?

Platícame en los comentarios, estaré feliz de poder ayudarte.