Como Encontrar el Lugar Perfecto Para Escribir

¿Alguna vez te preguntaste si necesitabas encontrar un lugar perfecto para escribir tu libro? ¿Tenías esa inquietud de encontrar un sitio dónde pudieras manifestar toda creación de arte al máximo? 

 

Experimentando la libertad de elegir un lugar para escribir un libro.

 

Cuando me encontraba estudiando en la universidad durante el primer semestre, recuerdo muy bien que escribía un montón de historias con la idea de explotar mi creatividad a niveles que yo nunca hubiera imaginado.

Pensaba que era cuestión de solo soltarme y escribir durante horas, sin parar, aunque fuera acostado en una cama. Recuerdo bien que en aquel entonces vivía con unos tíos en la ciudad de Monterrey, y una de las cosas que más anhelaba era un lugar tranquilo y adecuado para escribir.

Durante varias ocasiones agarré un cuaderno y dibujé un mapa de cómo sería el departamento perfecto dónde pudiese vivir y escribir durante horas, aunque me privara de la vida universitaria en ese lapso.

Mi idea era la de una habitación con una cama en su interior (por supuesto) y un escritorio en el que pudiera sentarme horas siempre y cuando estuviese libre de clases.

A decir verdad era algo muy loco, pero a la vez genial para mi. Me permitió darme una idea de lo que sería la libertad de un escritor para plasmar sus obras, aunque la libertad de tiempo fuera otro boleto.

Recuerdo que salí de casa de mis tíos en diciembre del año 2006 con la intención de buscar un espacio para mi privacidad y para mi trabajo cómo escritor, aunque en aquel entonces fuera pura afición. 

La Búsqueda de un Lugar Adecuado

Los años posteriores fueron cruciales ya que en los diferentes apartamentos en los que llegué a vivir tuve la oportunidad de sentarme en un escritorio y escribir durante horas lo que significó para mi tener una completa libertad de mostrar mi arte aunque yo fuese mi única audiencia. Cuando le conté a una amiga sobre lo que estaba escribiendo, ella leyó mis textos y quedó enganchada.

No fue hasta el año 2012 en el que tomé las riendas de mi vida profesional y tuve la oportunidad de ser el responsable de un departamento que arrendaría junto con otro amigo. Nos pusimos de acuerdo en cuanto a los gastos y concluimos que el lugar era excelente, ya que a mi me gustaba la zona y a él le quedaba cerca de su escuela. Para ser franco, siempre sentí una gran conexión hacia ese lugar.

Nuevamente tenía una habitación vacía, lista para decorar y llenar de muebles. No podía esperar a montar mi escritorio y sentarme a escribir durante horas. Con la ayuda de mi mejor amigo, acomodamos un poco las cosas dentro de la habitación. Hice que el lugar tuviera el ambiente adecuado para mi “afición”.

La habitación era realmente grande, teniendo cupo para muchas cosas así que cuando finalmente monté mi escritorio me di la oportunidad de sentarme a escribir.

La primera vez fue muy grato, sentía que había encontrado el lugar perfecto para dedicar horas y horas a plasmar todas mis historias, y sobre todo, estaba muy cerca de uno de mis centros comerciales favoritos.

Aunque el vacío llegó en las semanas posteriores. 

Después de la Tormenta Vino La Calma

Había algo que me molestaba en cuanto a la habitación. Me sentaba a escribir pero las ideas no fluían, a pesar de tener a la mano bastantes lluvias de ideas. Me frustré. Tiré la toalla. Dejé mi escritura por un tiempo prolongado y cuando fui despedido de la compañía en la que laboraba entré en una tremenda depresión que me llevó a aumentar de peso superando los 100 kgs.

Mi compañero dejó el apartamento meses posteriores así que por mucho tiempo viví solo. Cuando finalmente encontré otro empleo cómo Consultor de Procesos en una compañía, recuperé la confianza en mí y en mi habilidad para crear contenidos.

Durante los meses que estuve desempleado leí varios libros de desarrollo personal con la intención de mejorar aquellas áreas en las que sentía debía mejorar, en especial, el área de mi alimentación. No sólo recuperé la confianza en mí, si no que también comencé a hacer ejercicio. 

Porqué Tener Un Plan Después de Constantes Fracasos Funciona

En esta ocasión las cosas eran diferentes, tenía un plan. Usaría el dinero que ganaría en este nuevo trabajo para invertir en conocimiento y estrategias que me permitieran llevar a la publicación mis libros, pero, había un problema, no estaba escribiendo, así que pensé: ¿Que tal si escribo en una cafetería?

Cuando me llevé mi laptop y mis cuadernos con ideas a un Starbucks (sí, bendito los Starbucks) me di cuenta de algo. No sólo me sentía motivado, si no que sentía un ambiente diferente. Me puse los audífonos de goma para omitir el sonido del exterior y comencé a escribir.

¿Había encontrado el lugar perfecto para escribir? No lo sabía, ni siquiera tenía idea de lo que eso significaba.

Después de dedicar varios sábados a mi escritura, me di cuenta de otra cosa. Cambiar el lugar para escribir había sido benéfico. Sentía algo diferente, una energía diferente. Hice un alto y me propuse la idea de calendarizar mis horarios para escribir.

Las cosas estaban funcionando nuevamente y todo estaba a mi favor. Durante la semana, algunos días escribía en la cafetería y otros días en casa. Los fines de semana aprovechaba que salía temprano del trabajo y me encerraba en la cafetería con la compañía de un café listo para dar rienda suelta a mi creatividad.

 

Lugar para escribir listo. ¡Manos a la obra!

 

Me sentía motivado. El escepticismo había sido machacado, y no sólo estaba formando la disciplina de un escritor si no que había recuperado algo que había perdido tiempo atrás: el amor a mi arte.

Una de las cosas que comprendí era que podía cambiar el lugar de mi escritura. En casa me sentía tranquilo, libre del trabajo. Aunque las labores de casa estaban presentes, sentía que tenía tiempo para todo y sólo era cuestión de crear horarios para distribuir esos tiempos.

Elegir un lugar adecuado para escribir puede resultar muy abrumador en un inicio sobre todo cuando no tenemos una idea clara de lo que queremos lograr.

Muchas veces podemos sentirnos irritados por la cantidad de distracciones que hay a nuestro alrededor. Somos conscientes de que vivimos en un mundo dónde el ruido es más abundante y constante que nunca, sobre todo con la presencia de las redes sociales.

No estoy diciendo que esto sea malo, si no que mi punto es que hoy en día estamos demasiado inundados con información por aquí y por allá y las distracciones son inminentes. 

5 Pasos Para Elegir el Lugar Adecuado Para Escribir Tu Libro

Así que si has decidido que es hora de comenzar a escribir tu libro, lo primero que debes hacer es encontrar un lugar adecuado para escribir. Para ello, quiero compartirte los 5 pasos para encontrar un lugar adecuado para escribir:

1. Elige el horario en el que vas a escribir. Ya sea en la mañana o durante las noches. Mi recomendación sería que lo hicieras en las mañanas ya que es cuando nuestra mente está descansada. Aunque también puedes hacerlo durante las noches, depende de ti y de tus horarios.

2. Asegúrate de contar con un espacio privado en casa, en el cual puedas permanecer durante horas. Ya sea tu habitación o un estudio, cualquiera de las dos opciones son buenas. Si sientes que en tu casa no puedes escribir, elige una cafetería o una biblioteca.

3. Si hay gente en tu casa y las interrupciones son constantes, pídeles que no te interrumpan durante el tiempo que vas a escribir. La razón de esto es que durante el tiempo que vas a estar escribiendo experimentarás una condición llamada “Estado de Flujo Creativo” que se refiere a ese lapso en el que estamos inmersos escribiendo y nuestra mente ese encuentra concentrada.

4. Apaga tu celular o guárdalo en un lugar dónde no puedas escucharlo. La idea de hacer esto es evitar las distracciones.

5. Alterna el lugar de tu escritura. Si puedes hacerlo, cambia los lugares. Escribe un día en tu casa y otro día en la cafetería o cualquiera que haya sido el lugar en el que vayas a escribir. En el caso de las cafeterías, nadie te interrumpe porque nadie te conoce. Así que audífonos a los oídos y a escribir se ha dicho. Verás cuan beneficioso es hacer esto.

P.D. Si amas la naturaleza, puedes encontrar un montón de lugares incluso cerca de casa. Estar en contacto con la madre naturaleza es muy reconfortante sobre todo cuando escuchas el sonido de las aves. Sólo asegúrate de tener una buena carga de batería para que puedas permanecer un buen rato ahí.

Y si, no te olvides de tu taza de café.

Espero que te haya sido útil este post.

Ahora me gustaría saber de ti,

¿Tienes problemas eligiendo el lugar dónde vas a escribir?

¿Cuáles son los obstáculos que has experimentado?

¿Sientes que hay mucho ruido allá afuera para concentrarte?

Dejannos tu comentario, ¡me encantará poder ayudarte! 🙂