Porqué A Veces No Necesitas Una Idea Para Comenzar a Escribir

No tenía una remota idea sobre lo que quería escribir y tampoco sabía cómo comenzar. Una idea venía a mi mente, luego otra y finalmente fluían las demás. Entonces, me pregunté ¿cómo hago para elegir con cual puedo comenzar?

 

tumblr_lo05mwBMNE1qh6evk

 

Tal vez te hayas sentido de esa manera en algún momento, o quizás lo hayas experimentado en carne propia al grado de tirar la toalla.

Es muy común, sobre todo cuando tienes muchas ideas. Me pasó a mí, años atrás, mientras me encontraba leyendo algunos libros y sobre todo viendo muchas series. Divagaba e imaginaba nuevas historias, sin lograr concretar una en particular. 

¿Qué hacer cuando no tienes una idea sobre lo que quieres escribir?

Sé que te gustan las historias y es por ello que te quiero contar una.

Muchos años atrás, cuando era pequeño, sabía que quería ser un escritor. No tenía el cómo, sin embargo, sabía que quería serlo.

Aquellos días de los años noventas, en el patio trasero de la casa de mis papás, durante las tardes por tiempo indefinido acostumbraba a pasarla jugando con mis juguetes.

 

Paper-Houses-BABBLE-DABBLE-DO-Village

 

Acomodaba rocas, ladrillos, cajas de plástico con la intención de construir casas enormes. Encima de los ladrillos colocaba dos cajones de un viejo escritorio que mamá había tirado que simulaban ser las habitaciones de las casas que había construido.

Sabía que quería crear una historia, simplemente tenía que comenzar a colocar sus peldaños y raíces.

¿Que siguió?

Comenzaba a jugar… durante horas. Había un gran hoyo en el césped cuyo papel era el de una gran alberga en la cual caía todo el agua proveniente de una manguera verde que mis papás usaban para bañar las plantas de nuestra casa. Me encantaba. Lo disfrutaba.

Era mi momento de libertad y de hacer lo que más me apasionaba. Cada día que lo hacía, quería tener la mejor historia creando conversaciones interesantes entre todos mis personajes, que no eran más que monos de juguetes.

Mis padres me veían jugar y sabían que yo era feliz.

Un día, al llegar del trabajo con mucho cansancio, papá me vio sobre el comedor trabajando en unos cuadernos.

—¿Qué haces? —preguntó.
—Estoy creando un cuento sobre lo que jugué el otro día —respondí.
—Eso es lo que hacen los escritores. Interesante —dijo. 

La Primera Vez Que Escuché La Palabra Escritor

Fue la primera vez que escuché esa palabra y me pregunté. “¿Que es un escritor?”

Días después, comencé a investigar entre mis compañeros de la escuela primaria preguntando si ellos sabían que era un escritor.

No obtuve respuesta alguna. Recuerdo bien que alguien muy cercano a mi me dio la respuesta adecuada — un escritor es aquella persona que escribe libros creando historias fantásticas.

“Lo tenía. Había encontrado una pista de lo que significaba la palabra Escritor“.

Meses posteriores me di cuenta que me encantaba crear historias en mis cuadernos. Hacía que mamá comprara cuadernos extras cada que iniciaba el año escolar, de manera que tendría superficies en las cuales trabajar mi arte.

 

35090_420507276720_1013636_n

 

Me encantaba dibujar pero sobre todo contar historias de mis dibujos. En una ocasión, me quedé sin cuadernos extras y tomé uno de las clases en las que sabía sobraban más hojas y una de mis maestras notó esto al realizar la clásica revisión del cuaderno.

—¿En esto pierdes el tiempo? —preguntó ella.
—Sólo lo hago porque me encanta hacerlo —respondí.

Recuerdo que cuando tenía 9 años escribí una historia de unos cirqueros que viajaban por todo el país de Italia disfrutando de mostrar su arte al público.

Y dicha historia comenzó preguntándome sobre lo que más me gustaba en esa época, los circos. 

Sólo Necesitas Comenzar

A lo mejor ahora te estás preguntando si necesitas una idea para comenzar a escribir…

Responderé a esto con un NO, no la necesitas. Y sé que esta respuesta puede llegar a abrumarte.

Entonces, ¿qué hago si no tengo una remota idea sobre lo que quiero escribir?

Lo que he aprendido durante los últimos meses es que no necesitaba una idea para comenzar.

Uno de mis amigos me dijo, sólo necesitas comenzar a compartir tu arte, lo que tú haces es genial y yo creo que muchas personas pueden beneficiarse de ello. En su momento, no lo entendí. No lo tenía claro. O simplemente no estaba escuchando.

En el 2013 cree mi primer post en un blog del cual no recuerdo su nombre, pero eran 20 Consejos para Escritores de Ficción.

No tenía remota idea de lo que estaba haciendo, simplemente quería hacerlo. Supe ahí que no necesitaba tener una idea para comenzar. Sólo me había hecho una pregunta, ¿En que soy bueno?

 

57810275

 

Tal vez era bueno cómo Ingeniero de Proyectos… o a lo mejor era bueno cómo Consultor de Procesos…

Pero, realmente ¿era algo sobre lo que quería hablar?

¿Que era aquello sobre lo que la gente siempre me pedía consejos o asesoría?

¿Que era aquello sobre lo que me encantaba estar hablando durante horas?

Y la respuesta fue “crear historias”. 

No Necesitas Una Idea Para Comenzar

Tal vez para comenzar a escribir historias de ficción si necesitaba una idea, aunque nunca fue muy claro para mí.

Pensé en todos aquellos libros que me gustaban y en todas esas series de televisión que veía. Un día, uno de mis viejos amigos me dijo, “Estoy escribiendo sobre una niña con poderes, es todo sobre lo que quiero escribir”.

Ese día comprendí que a lo mejor no necesitaba una idea, sólo comenzar. Tal vez mi amigo tenía una idea clara ahora, pero en un inicio puede que no la haya tenido, puede que sólo comenzó a hacerse preguntas.

A veces no necesitas tener la idea perfecta o crear una serie de tramas perfectas para comenzar a escribir. 

¿En que soy bueno? ¿Que me gusta?

Sólo necesitas comenzar preguntándote sobre lo que quieres escribir o lo que te gustaría compartir con la gente y que ellos pudieran beneficiarse de ello, ya sea por cambiar su situación actual o por disfrutar de tu historia.

Sólo pregúntate a ti mismo, ¿Hay algo allá afuera que la gente esté buscando y que yo necesito compartirlo con ellos?

Escribir se ha convertido en una de mis grandes pasiones al grado de hacerlo para marcar una diferencia y ese es uno de mis objetivos muy claros ahora.

Recuerdo que en mis días de adolescente me dije a mi mismo:

“Me gustaría hacer algo por el mundo que haga una diferencia”.

Sólo necesitas un empujón y sobre todo, reconocer que a veces no necesitas una idea para comenzar a escribir.

Sólo necesitas comenzar a escribir.

Escribir por el amor a la escritura.

Escribir por compartir tu arte.

Ahora, me gustaría saber de ti.

¿En que eres bueno?

¿Que es lo que la gente siempre te está preguntando o sobre que te pide consejos?

¿Cuales son tus habilidades, dones o talentos?

¿Has sentido que necesitas una idea para comenzar?

Déjanos tu comentario, me encantará poder ayudarte 🙂